Supongo que yo

“Cuando no hay nada, los fantasmas aparecen para llenar el vacío”
Siri Hustvedt

Un padre ausente; un archivo latente durante décadas que podría entrar en erupción y desvelar muchas incógnitas. Encontré por casualidad sus negativos, encerrados bajo llave: imágenes que nos fueron vedadas. La fotografía como puente.

Me cuestiono la identidad de todos aquellos que aparecen en las imágenes. Otra vuelta de tuerca, más misterios, seres enigmáticos.

Buceo en los negativos, me sumerjo hasta lo microscópico en el intento de descubrir alguna respuesta. Tal acercamiento genera mayor desconocimiento, su fotografía habla en un idioma que no sé interpretar. No hay traducción, ni tan siquiera traductores. Si no se habla de ello, no existe.

El torrente de magma, se ha quedado en una simple humareda. Humo que ciega los ojos, que envuelve en una niebla de incertidumbre. La fotografía puede tender puentes, pero en este caso sólo ha aportado distorsión y confusión.

Un cuento de Allan Poe inconcluso.

EFTI: http://efti.es/noticias/xavier-martos

Este trabajo se podrá ver en la exposición colectiva “Y nuestros rostros, mi vida, breves como fotos” del 1 de diciembre al 11 de enero de 2018.