El desarraigo es para el ser humano una frustración que, de una u otra manera, atrofia la claridad de su espíritu

Pablo Neruda

Pérdida de seres queridos. Éxodo. Absoluta corrupción de la vida humana. Ser arrancado de raíz de tu vida. Trasplantado a otro ambiente. Abandonado en otras tierras a tu suerte.

No te queda nada, solo el cuerpo que te sostiene a duras penas. No es tan solo que te hayan arrancado la vida. Es también el viaje lastimoso que te llevará a un escenario nuevo y desconocido. Síndrome de Ulises. Tu viaje será solitario, no como el del héroe, aunque estés rodeado de otros seres fantasmales como tú.

Ítaca, tu reino, ese lugar donde todos los demás viven, donde todos los demás hablan tu misma lengua. Tu Ítaca se ha convertido, de forma trágica e inesperada, en ese lugar al que es imposible regresar.

Si no puedes regresar, ¿será factible volver a enraizar en otro puerto? Te planteas si unas raíces tan dañadas podrían llegar a revivir y volver a caminar.